Generación de empleo requiere estímulo del aparato productivo

En 12 años, la informalidad se ha mantenido por encima de 40%

En el comportamiento del empleo en el país se refleja el popular dicho “no importa la cantidad sino la calidad”.

Si bien el Instituto Nacional de Estadística (INE) muestra un crecimiento de la tasa de ocupación de 40,8% en los últimos 12 años, al pasar de 8,9 millones de personas en febrero de 2001 a 12,5 millones el mes pasado, la calidad de ese empleo todavía preocupa a expertos en la materia.

Para la socióloga e investigadora de la UCAB, Genny Zúñiga, “tener más ocupados no necesariamente redunda en mejores condiciones laborales, puesto que buena parte de quienes trabajan lo hacen en condiciones poco favorables, como bajos niveles de ingreso, ausencia de beneficios sociales e inestabilidad contractual”.

Según un estudio realizado por la investigadora, más de siete millones de los trabajadores en 2008 estaba en esa condición de desventaja y en los últimos años la situación no ha variado significativamente, pues el crecimiento del empleo no se ha concentrado en sectores económicos productivos para el desarrollo de la nación.

El Sistema Integrado de Indicadores Sociales de Venezuela (Sisov) destaca que las actividades comerciales y de servicios comunales son las que concentran mayor mano de obra, desplazando a los sectores manufacturero y construcción, considerados como los mayores generados de empleos de calidad y estabilidad.

La precarización del empleo es uno de los problemas que enfrenta el mercado laboral. En febrero, el INE contabilizó entre desempleados, inactivos y trabajadores por cuenta propia a 12,3 millones de personas que formaban parte de la fuerza laboral del país.

Informales vs formales

Las cifras de febrero del INE reflejan que en el país existen 21,3 millones de personas con edad de trabajar, pero solo lo hace 12,5 millones de ciudadanos. El resto no trabajaba porque no había encontrado empleo o estaba dedicado a otras actividades (estudiar, quehaceres del hogar o estaban incapacitados).

Del total de personas ocupadas, 7,4 millones (59,1%) se desempeñaba en el sector formal. De ellos, 2,4 millones corresponden al sector público.

Mientras tanto, el sector informal agrupó a 5,1 millones de personas (40,9%). De ese universo, 3,5 millones son trabajadores por cuenta propia.

A pesar del crecimiento de la tasa de ocupación y los más de 10 planes de empleo ejecutados en los últimos 12 años, la informalidad ha permanecido durante ese período por encima de 40%. Entre febrero de 2001 e igual mes de este año la reducción ha sido de apenas 8,8 puntos porcentuales.

Expertos sostienen que esto ocurre precisamente por el divorcio que existe entre las políticas públicas y los planes de empleo, siendo el sector privado el más afectado por las expropiaciones, inseguridad jurídica, control de cambio, inamovilidad laboral, entre otros aspectos.

Los signos de esta desmejora se evidencian en las cifras del INE, que destacan que la contratación de empleados en el sector público ha sido mayor que en el privado. En un período de 12 años ha crecido 73,8% contra 31%, respectivamente.

Durante ese período, el número de patronos o empleadores privados ha experimentado una reducción de 31,7%, al pasar de 622 mil en febrero de 2001 a 425 mil en febrero de 2013.

La situación tiende a empeorarse de no promoverse la producción de bienes y servicios, siendo los jóvenes y quienes están desempleados o son informales los más afectados.

Fuente: El Universal.

Sobre el Autor

Somos una empresa que ofrece rápida capacidad de respuesta y atención a nuestros clientes, gracias a que contamos con más de 10 años de experiencia, y con un equipo multidisciplinario, comprometidos a prestar servicios de calidad.

Sin Comentarios

Deja tu comentario